Coseguro


En muchos planes de salud, los pacientes deben pagar una porción de los servicios que reciben. A este pago se le llama “coseguro” y suele ser un pequeño porcentaje del costo del servicio después de que el plan ha pagado los beneficios. Si el plan paga el 70 por ciento del costo, el paciente paga el 30 por ciento del costo; si el plan paga el 90 por ciento, el paciente paga el 10 por ciento, etc. El coseguro es común en los productos PPO y menos común en las HMOs.