Cuentas de Ahorro de Salud (HSAs)

Temas Relacionados

Acta de Cuidado Accesible

Otros Recursos

La legislación federal que entró en vigor a finales del 2003 autorizó la creación de las Cuentas de Ahorro de Salud (conocidas por sus siglas en inglés, HSAs). Estas cuentas de ahorro se combinan con planes de salud con deducibles altos. Al ser los planes de deducibles altos, son menos costosos que aquéllos con deducibles bajos, las HSAs resultan ser una buena opción para los empleadores que no pueden pagar un plan de salud completo (con deducible bajo).

Tanto los empleadores como los empleados pueden hacer aportaciones a las HSAs. Las aportaciones  anuales a la cuenta de ahorros puede ser de hasta el 100 por ciento de la cantidad del deducible anual del plan de salud, y puede ser usada para pagar gastos médicos que estén cubiertos. La cuenta de ahorro es controlada por el empleado con cobertura y está diseñada para pagar los gastos de la atención médica menores y de rutina.

Una vez que se cubre el deducible, los gastos de salud adicionales son cubiertos de acuerdo con las provisiones de la póliza del seguro médico. Por ejemplo, un empleado podría, de este modo, ser responsable por el 10 por ciento de los costos de la atención médica recibida por un proveedor PPO dentro de la red.

Los depósitos hechos en una HSA son libres de impuestos para el empleador y el empleado, y el dinero que no se gasta al final del año puede usarse para pagar gastos médicos en el futuro. El dinero de la HSA puede retirarse por cualquier motivo, pero si no se emplea engastos médicos, tal y como se define bajo el apartado §213(d) del Código de Impuestos Internos, el retiro puede ser penalizado con un 10 por ciento y ser incluido en los ingresos netos para asuntos de impuestos. (La penalización se exime en algunos casos: Si el beneficiario fallece, queda discapacitado, o cumple los 65 años de edad).

El límite de la aportación, los gastos de desembolso del miembro y, el monto de los deducibles están sujetos al índice de la inflación. En el 2013, de acuerdo al Servicio de Impuestos Internos (conocido por sus siglas en inglés, IRS este enlace está disponible solamente en inglés), el límite para individuos es:

  • Un deducible de $1,250 o más.
  • El gasto anual total desembolsado por el miembro (aparte de las primas) de beneficios cubiertos no debía superar los $6,250.
  • Las aportaciones anuales no deben exceder el 100 por ciento del deducible o $3,250, el que sea menor.

Los límites para familias en el 2011 son:

  • Un deducible de $2,500 o más.
  • El gasto anual total desembolsado por el miembro (aparte de las primas) de beneficios cubiertos no debe superar los $12,500.
  • Las aportaciones anuales no deben exceder el 100 por ciento del deducible o $6,450, el que sea menor.

Nota: Los individuos y parejas de 55 años o mayores de edad pueden contribuir más a la cuenta cada año.

Ejemplo:

En el caso de los trabajadores casados, un empleador puede ofrecer una póliza familiar con un deducible de $5,000 mientras deposite el 60 por ciento del deducible ($3,000) en la Cuenta de Ahorro de Salud (conocida por sus siglas en inglés, HSA) de cada empleado al principio del año. (Las aportaciones del empleador tienen que ser iguales para todos los empleados.) Los trabajadores serían responsables por los primeros $5,000 en gastos médicos, pero cada uno tendría $3,000 en su HSA personal para pagar gastos médicos (y tendrían todavía más si ellos también contribuyeran a la HSA). Si los trabajadores o sus familias agotan los $3,000 HSA asignados, tendrían que pagar los $2,000 restantes de su bolsillo, y a partir de ese momento la póliza de seguros asumiría los gastos.

Bajo el Acta de Protección al Paciente y Cuidados Accesible, se ha producido un pequeño aumento en el impuesto adicional que se aplica a la distribución anticipada de gastos médicos no calificados antes de los 65 años de edad. Para las HSAs, el impuesto ha incrementado del 10 por ciento al 20 por ciento.

Para más información sobre cómo el Acta de Protección al Paciente y Cuidados Accesible (conocida por sus siglas en inglés, ACA) afecta las HSAs, vea el apartado “Otras Áreas de Reforma” en la caja de herramientas.

La Cuenta de Ahorros Médicos Archer (conocida por sus siglas en inglés, MSA) era un programa federal que permitía que las personas que trabajan por su cuenta propia o para una empresa de hasta 50 empleados, a establecer una cuenta de ahorro en conjunción con pólizas de seguros de salud de deducibles altos. El programa Archer MSA finalizó el 31 de diciembre del 2003, por ello, ya no se puede abrir una Cuenta de Ahorros Médicos Archer (también llamada “Archer MSA”). Sin embargo, se permite traspasar fondos de las cuentas Archer MSA a las Cuentas de Ahorro de Salud o HSAs; y, a los individuos que ya tenían una cuenta Archer MSA, pueden continuar usándola.

Bajo el Acta de Protección al Paciente y Cuidados Accesible,  el impuesto que se aplica a la distribución temprana de los gastos médicos no calificados antes de los 65 años de edad aumentó del 15 por ciento al ​​20 por ciento para las cuentas Archer MSA.

En la caja de herramientas, vea el apartado “Comparación de Tipos de Plan” con un cuadro que muestra las características principales de cada tipo de plan diferente.