Derechos y Normas de los Empleadores Pequeños


Los empleadores de California tienen derechos bajo la ley estatal AB1672. Esta ley establece que si usted es un empleador pequeño en California con 2 a 50 empleados, una aseguradora médica no puede negarle cobertura médica de grupo basándose en el estado de salud de sus empleados, y sus primas sólo pueden ser un poco más elevadas que el promedio si sus empleados tienen condiciones médicas. (A partir del 2014, bajo el Acta de Protección al Paciente y Cuidados Accesible, los planes de salud calificados no podrán cobrar una prima diferente por las condiciones preexistentes, el estatus de salud, o el historial de reclamaciones).

Las provisiones principales de la ley AB1672 son:

Emisión Garantizada. Cada empleador pequeño tiene el derecho a adquirir cualquier “producto” de salud en el mercado de grupos pequeños ofrecido por un seguro médico a los empleadores pequeños. Considere que un “producto” es un paquete que contiene una lista de beneficios (lo que cubre) y algún tipo de servicio médico para proveer (por ejemplo, un HMO o un PPO).

Renovación Garantizada. Un plan de salud no puede cancelar la cobertura de un grupo pequeño sólo porque uno o varios de sus miembros se enfermen gravemente y generen costos elevados al plan de salud. Un plan únicamente puede cancelar la cobertura a raíz de un fraude o por falta de pago de las primas.

Protecciones a las Tarifas. No existe una ley que fija las tarifas, ni exige que los reguladores estatales las aprueben. En California, los legisladores están actualemte  debatiendo sobre la cuestión de requerir la aprobación del estado para el aumento de las primas. La ley de California sí limita la capacidad de un plan de salud de cobrar tarifas bajas a grupos cuyos miembros disfrutan de buena salud y tarifas altas a grupos que incluyen alugnas personas más enfermas. Estas protecciones a las tarifas basan los cálculos de las primas en una tarifa “estándar” que todo plan de salud desarrolla de acuerdo a varios factores permitidos. Los planes deben fijar las primas a un máximo del 10 por ciento por encima o por debajo de la tarifa estándar. Esto crea una “banda de tarifas” que permite que los planes de salud ajusten las tarifas de los empleadores basándose en factores de riesgo como el uso previo de servicios de salud o el tipo de industria.